LOS NERVIOS Y LA MIELINA


Los Nervios
Los nervios son la prolongaciones de las neuronas es decir que los nervios son los axones de la las neuronas. Los nervios son órganos formados por varias fibras nerviosas, tejidos protectores y nutricionales y vasos sanguíneos.

Los nervios pueden ser motores, sensitivos o mixtos, según las fibras que contengan. Los axones suelen cubrirse por un material aislante o vaina de mielina: son las fibras nerviosas. La vaina de mielina permite la conducción rápida del impulso.



La Vaina de la Mielina
La mielina se encuentra en el sistema nervioso de los vertebrados, además es una lipoproteína compuesta por células denominadas células de Schwann

Es la capa gruesa que recubre los axones (tallo de las neuronas o células nerviosas), cuya función permite la transmisión de impulsos nerviosos a distintas partes del cuerpo gracias a su efecto aislante. 





¿Cómo se forma la mielina?

La mielina es un esfingofosfolípido que se forma por esfingol, un alcohol compuesto por una cadena de colina, fosfato y ácido graso. En los nervios raquídeos y craneales, así como también en el sistema nervioso periférico (SNP), las vainas de la mielina se forman gracias a las células de Schwann que producen capas de proteínas y lípidos.
Es en la membrana de esta clase de células de escaso volumen donde se halla la mielina: dado que las células de Schwann se enrollan de manera sucesiva en los axones, dan lugar a las vainas a vaina de mielina se encarga de envolver al axón con la excepción de los nódulos de Ranvier (que son aquellos lugares ubicados entre las vainas de mielina). La mielina funciona como un aislante electroquímico que permite que el impulso nervioso se transmita a saltos de nodo a nodo.
La situación dentro del sistema nervioso central (SNC) es diferente ya que, en este caso, la mielina se compone por oligodendrocitos (otra clase de células que cuentan con numerosas dendritas).
Es frecuente hablar de “materia blanca” y “materia gris” en el cerebro. La mielina es la responsable del color de la materia blanca, mientras que aquellos axones no mielinizados componen la materia gris.

Si una persona, por algún trastorno, pierde mielina, sufrirá de grandes problemas en su sistema nervioso. Los impulsos eléctricos, ante la falta de esta sustancia, no completarán su recorrido o circularán muy lento.


Causas de la pérdida de mielina


1. Las enfermedades desmielinizantes, que son aquellas en donde la mielina es el principal objetivo. Hay dos grupos principales de estas enfermedades: las enfermedades adquiridas (como la esclerosis múltiple) y los trastornos neurodegenerativos hereditarios.
2. La falta de hierro durante el embarazo (lo cual afectaría el sistema nervioso del feto sobre todo si esa carencia ocurre durante la etapa crítica de formación del sistema nervioso.), y durante los primeros años de vida pueden afectar profunda y de forma duradera el desarrollo cerebral del niño.
3. La inflexibilidad, el miedo y la ira frecuente e intensa pudiesen ser factores que predisponen a deficiencias del sistema nervioso.
4. Las personas con alcoholismo crónico son quienes más se pueden ver afectados por esta enfermedad que se traduce en una serie de síntomas como cambios en la personalidad, convulsiones, alucinaciones, cambios en la voz, o carencias notables en la inteligencia. 

Consecuencias de la desmielinización:

1. Disfunción del sistema nervioso debido a que el sistema esta ralentizado, lo cual puede generar deficiencias sensitivas como visión borrosa, problemas de coordinación e identificación de lateralidad, dificultades para caminar, ir al baño (debido al control insuficiente de las esfínteres), parálisis, etc.
2. La pérdida de mielina por enfermedades ocasiona graves trastornos del sistema nervioso debido a que los impulsos eléctricos no se conducen con suficiente velocidad o se detienen en mitad de los axones y, al ser autoinmunes, el sistema de defensas ataca a la mielina al considerarla como una sustancia desconocida, ajena al organismo.
3. Además la depresión, ansiedad, miedo y angustia se pueden deber  por otros factores, pero pueden ser síntomas de la desmielinización.



Alimentos que deterioran las vainas de mielina y las funciones del sistema nervioso:

• Grasas nocivas o saturadas: evita a toda costa lo frito, los embutidos, disminuye al máximo la carne roja y la leche de vaca y derivados.
• Azúcar refinada: este carbohidrato de absorción rápida es uno de los irritantes más fuertes del sistema nervioso, lo deteriora y, la larga, produce un sinfín de afecciones. Si que haz todo tu esfuerzo por evitar sodas, comida procesada, pasteles y dulces, kétchup y todo lo que la contenga.

Alimentos que nutren y reparan las vainas de mielina:

• Complementos y vitaminas: debes tomar alimentos y suplementos ricos en ácido fólico y vitamina B12, vitaminas indispensables para la protección del sistema nervioso y la reparación adecuada de mielina, así como también ayudan a prevenir que se dañe. Investigaciones han confirmado que personas que padecen esclerosis múltiple y en sus dietas se incluyó un tratamiento con ácido fólico mejoraron considerablemente tanto en los síntomas como en la reparación de la mielina.
• Ácido fólico: indispensable para un buen funcionamiento del sistema nervioso. Los alimentos que la contienen son: granos enteros, cereales integrales, etc. .
• Te verde y hierbas: incluir en la dieta vegetales y hierbas anti-inflamatorios: para proteger las vainas de mielina es necesario reducir la inflamación en el cuerpo, lo cual es el pilar del tratamiento para la esclerosis múltiple. El te verde, por ejemplo, así como el sauce blanco, el te de limón o cítricos, la garra del diablo, asi como la vitamina C y D, no deben faltar en tu dieta.
• Vitamina C: es un gran depurador, desinflamatorio y antioxidante poderoso, se recomienda sin duda para mantener al cuerpo con un sistema inmune en buenas condiciones, el cuerpo libre de grasas y toxinas y para ayudar a desinflamar. Todo esto es necesario para que el sistema nervioso este funcionando correctamente y la mielina este bien protegida. La vitamina C la puedes encontrar en alimentos como los cítricos (naranjas, limones, etc.). brécol, algas marinas, guayabas, etc. 
• Ácidos grasos esenciales: se deben incluir en la dieta diaria, son indispensables para la producción y mantenimiento de la vainas de mielina, las cuales se componen fundamentalmente de ácido oleico. ¿ sabias que tu cerebro está formado por un 60 por ciento de grasas? Pero de las grasas amigas como los ácidos omega-3 y omega-6.
• Ácido oleico: las aceitunas son una rica fuente de este ácido esencial, un omega-6 que además se encuentra en el pescado, el pollo, las nueces, el aceite de oliva extra virgen y las semillas.
• Omega-3: los peces de aguas profundas contienen buenas cantidades de ácidos grasos omega 3, los cuales participan en las funciones cerebrales mejorando la transmisión de impulso nerviosos, además de que ayudan a reducir la inflamación en el cuerpo.
• Vitamina A y D: este es un apoyo extra para el sistema inmune este en óptimas condiciones y apoye en la recuperación del daño de mielina o en caso de enfermedades desmielinizantes. Los vegetales anaranjados como la papaya, la naranja, la zanahoria, etc., son ticos en vitamina A, y el aceite de hígado de bacalao es muy buena fuente de vitamina A, D y ácidos grasos esenciales. La vitamina D ha sido una de las mejores opciones para reducir el riesgo de desmielinización y la esclerosis múltiple de forma significativa.
• Aminoácidos: son esenciales para la transmisión de mensajes cerebrales, son los ladrillos con los que se construyen las proteínas mejorando la capacidad de comunicación interna del cerebro. Te recomendamos incluir en tu dieta amaranto integral (contiene todos los aminoácidos esenciales que tu cuerpo necesita), levadura de cerveza, algas marinas como la espirulina (la cual además es rica en minerales y vitaminas).